Primera cita: Qué hacer, consejos y tips

Que hacer en la primera cita: tips

Que hacer en la primera cita

Que hacer en la primera cita

Después de un período corto o largo de celibato, conseguiste la primera cita. Menú: cena para dos adornada con algunos toques eróticos.

En este juego de seducción lo mejor será utilizar las posibilidades que tengas de tu parte. ¿Cómo? Respetando un código de conducta que no deberás infringir bajo ningún pretexto y dejando que tu encanto actúe.

No anules tu primera cita

Antes de la primera cita puedes sentirte excitada, estresada, con pérdida confianza. Las cuestiones se atropellan en tu cabeza: “¿le gustaré?”, “¿de qué temas hablaremos?”.

La huida no es una solución. No anules tu cita a no ser que tengas una razón muy buena, sobre todo en el último momento. Queda lejos de ser un comportamiento de adultos.

Puede que no acabe en algo serio pero, al menos, tendrás el mérito de haberlo intentado.

La ropa ideal para la primera cita

Llega la gran tarde y deseas poner todo de tu parte. Nada mejor que desplegar tus encantos en esta primera cita.

Para esta cita escoge ropas con las cuales te sientas bien y sirvan para resaltar tu belleza.
No obstante, no descubras todos tus encantos a la primera mirada.

Las mujeres desterrarán los escotes provocativos y las faldas ultracortas. En cambio, en traje de noche todas las fantasías y locuras están permitidas.

Usa lencería de encaje por si se prolonga la noche. No deberás ser cogida de improviso como Bridget Jones, gran adepta a la ropa interior de abuela.

Los hombres deberán ir bien vestidos pero no demasiado elegantes. Llevarán la ropa limpia y bien planchada. Olvídate de los polos con mensajes o ropas demasiado llamativas. Trata de estar en consonancia con el lugar que vayáis a visitar.

Escuchar en tu primera cita

No hay nada más desagradable que encontrarte con alguien que habla demasiado en una primera cita. Una chica muda tampoco es lo mejor.

Tienes que encontrar el equilibrio para tu primera cita: intercambio de palabras que permitan a cada uno decir lo que quiera decir y escuchar al otro. En otras palabras, no monopolices la conversación. Deja que el otro hable también y escucha de manera atenta lo que diga.

No encerrarte en tus posiciones

Deberás evitar temas que molestan. Política y religión son temas que pueden generar conflicto y falta de comprensión si la otra persona tiene otras ideas.

Una visión diferente sobre un tema puede hacer que la cita fracase. Deberéis descubrir quiénes sois antes de hablar de esos temas.

Hazle notar que es la única que cuenta

Ella debe sentir que estáis solos en el mundo y que es la única que cuenta a tus ojos. El gentío de la sala nunca deberá distraerte de la atención que debes dedicarle en esa primera cita. Lo más probable es que ella haga lo mismo.

Olvida tus anteriores historias con otras mujeres

El objetivo de la primera cita es que rompáis el hielo y aprendáis a conoceros mejor. La chica no tiene que saber que has conquistado a otras chicas antes. Podría sentirse mal y no creerse a la altura de un hombre con experiencia.

Es mucho mejor no hablar de las ex durante la primera cita.

Beber o seducir en la primera cita

Para mantener la situación bajo control será bueno tener las ideas claras.

Si el alcohol tiene el don de desinhibir puede, después de algunos vasos, estropear tu primera cita y meterte en situaciones molestas.

Para mantener todas tus facultades en la operación seducción, no bebas demasiado. Si estás en una fiesta, dos o tres vasos de alcohol bastarán para aflojar la atmósfera y brindar por el amor.

Consejos para la primera cita

En el momento de la primera cita deberás mostrarte lo mejor posible. No hagas trampas. Muéstrate tranquilo, escoge bien el lugar y todo saldrá bien.

Muéstrate natural

Puede que creas haber encontrado al hombre o la mujer de tu vida. La primera cita se ha fijado y no es una entrevista de trabajo. La espontaneidad es tu arma de la seducción más eficaz.

No trates de impresionarle imitando a un personaje. No le digas que eres partidario de Mozart si no es verdad. La ilusión funcionaría durante la cita pero, a largo plazo, el fracaso está asegurado. Muéstrate natural.

Guárdate parte de la historia para la próxima vez

Esta primera cita será una ocasión para contarle, para hablar de ti. Entrégate con toda sencillez.

No dramatices tu historia. No detalles tus fracasos amorosos.

No seas superficial. Deja zonas de sombra sobre tu historia para que resulte más interesante.

No cedas a la tentación

Aunque lo estés deseando, no cedas a la llamada del sexo. Puede que seas vista como una chica fácil.

En cambio, un abrazo o primer beso serán garantía de una segunda cita.

Muéstrate tranquilo

Conviniste una cita con alguien que te gusta. Es un momento importante. Inútil estresarte por eso. Si la persona aceptó es porque la sedujiste en parte. Relájate y piensa que tienes más que ganar que perder.

Tratar de elegir juntos un lugar de encuentro en el que os sintáis a gusto los dos. Busca tiempo para el encuentro. Sería tonto acortar una conversación porque tienes una reunión profesional a la que acudir. Hay que abordar el momento con espíritu abierto y ganas de sacarle provecho.

Acude a la hora

A nadie le gusta esperar. Sobre todo cuando se trata de una cita galante. Trata de llegar a la hora. Si el lugar se encuentra lejos de tu trabajo, acude con anticipación. A quien se le haga esperar unos largos minutos puede pensar que la otra persona no tiene interés en la cita, considerando su retraso como un desprecio.

Evidentemente, no es una buena manera de empezar las cosas.

Hazle reír

Desde luego nadie es divertido por encargo, no obstante hay que tratar de hacer sonreír el otro sin lanzarse a un número de payaso arriesgado. Una anécdota simpática o un chiste pueden aflojar la atmósfera de la cita. Atención, el humor es una cosa muy personal.

No esperes risas histéricas. Lo importante es crear un clima de complicidad provocando la sonrisa. Con un poco de humor, todo se ve mejor y el ambiente es más relajado. Señores, no olviden que el sentido del humor es una cualidad deseada por las damas.

No trates de besar a cualquier precio

No es fácil saber cuál es el mejor momento para besar a alguien que nos gusta. ¿Cuáles son los signos que nos envía? ¿Lo desea también? No te presiones creyendo que un beso es una etapa obligatoria en una cita.

No te sientas obligado a dar el primer paso. Si el momento es oportuno, os apetecerá a los dos. Si intentas obligarle, el otro se sentirá agredido y hará un movimiento hacia atrás sintiendo que fuerzas su espacio personal. Además, corres peligro que crea que sólo piensas en una cosa: encontrar una aventura fácil.

Muéstrate sonriente

La sonrisa, es el arma de seducción número uno para todas las mujeres (probado por un estudio en 2014). Entonces, muéstrate sonriente. Una pequeña sonrisa sirve para mostrar a la persona con quien compartiste un vaso o una cena que pasaste un momento agradable y aprecias su compañía. A veces, una sonrisa es más explícita que las palabras.

Oler bien

Sí señoras, los hombres son muy sensibles a los olores. En la primera cita es primordial oler bien, sin pasarse tampoco. Algunas gotas de perfume en tus cabellos, una crema para el cuerpo perfumada y adelante.

La mirada

Llamamos a esto el sexto sentido femenino. No es raro apreciar en la primera mirada el efecto de seducción que se produce en el otro. Para pasarle el mensaje, juega con su mirada. Mírale a los ojos y mantén su mirada mientras te habla, no se resistirá.

Frases para la primera cita

La primera cita es, ante todo, la ocasión de dar una buena primera impresión y despertar en la chica que quieres seducir las ganas de verte de nuevo. Te propongo utilizar unos puntos obligatorios para conseguir tu primera cita. Descubre las cinco frases que les gustan a las mujeres en el momento de la primera cita.

Si quieres seducirla, trata de utilizar las cinco frases siguientes.

Eres todavía mejor que en mis recuerdos

Vete despacio, no digas todos los cumplidos de golpe. Trata de acoplar los cumplidos gentiles a la situación, si llegaste con anticipación.

Tú: “Buenos días. ¿Eres Carolina, la chica con quién tengo una cita?”

Ella, asombrada: “Sí, ¿por qué?”

Tú: “No recordaba como eras. De hecho, eres mucho mejor que en mis recuerdos”.

Variante para los encuentros en Internet:

“Eres mejor que en las fotos. ¿Eres Carolina o una de sus amigas que se le parece? ¿Su hermana?”

Hay un cumplido escondido que guardará en su memoria. Lo interpretará como un signo de interés. Jamás subestimes la fuerza de la palabra.

Muéstrate recto

En los cumplidos volvemos siempre a la misma conclusión: los cumplidos físicos guárdalos para momentos un poco más sexys.

Mientras tanto, da a conocer tus cualidades morales, intelectuales, humorísticas, sensibilidad, rectitud. No le hables de su físico. Así le pruebas que no eres superficial y no te atrae sólo su físico.

Verdaderamente, hueles bien

Un cumplido todavía más profundo ya que el perfume, los olores, están directamente unidos a la parte más profunda del cerebro.

Nivel 1:

“Verdaderamente hueles bien, ¿es tu perfume?”.
Le dejas la elección entre perfume, jabón y champú. Apreciará el cumplido.

Nivel 2:

“Me gusta mucho tu perfume”. Probablemente te tomará por un seductor.

Nivel 3:

“Adoro Flower Bomb. En ti huele aún mejor”.
No sólo reconoces el perfume, sino que le dices que huele mejor que las otras chicas que conoces y llevan la misma fragancia.

Guarda tu monedero, pago yo

¿Dulce momento de machismo? No, galantería, elegancia, refinamiento, buenas formas. A pesar de la paridad, la igualdad de género y todo lo que quieras, no puedo imaginarme compartiendo el gasto en el momento de la primera cita.
“Te invito”, en tu boca, no debe querer decir “te compro”, pero puedes decir: “pasé un momento agradable contigo. Esta vez me toca pagar a mí. Tú pagarás la próxima vez”.

El dinero no debe ser un punto de bloqueo en el momento de la primera cita: nadie te pidió invitarle a un restaurante carísimo. Un pequeño café de barrio, la cervecería, el paseo por un parque… En el momento de la primera cita paga la cuenta.

NB: si quiere pagar su parte quizás sea porque no desea verte de nuevo.
NB2: puede que estés en relación con una feminista convencida que desea compartir todos los gastos.

Eres diferente de las otras

Un punto importante a negociar con tacto: “eres diferente a las otras”. Deberá sonar como “tú me fascinas”.

Tu objetivo es pasarle el mensaje diciéndole que te gusta más que las otras chicas.

Beso en la primera cita: ¿cómo actuar y en qué momento?
He aquí algunas indicaciones para saber cuando besar a una mujer, minimizar los riesgos de fracaso y, sobre todo, no dejarse intimidar por esta etapa del primer beso.

Besar en la primera cita: ¿idea buena o mala?

Beso en la primera cita

Beso en la primera cita

Muchas ideas preconcebidas circulan sobre el momento del primer beso. El mejor consejo que puedo darte para besar a una chica en la primera cita es no querer, a toda costa, actuar con un esquema preconcebido.

Muchos pensaréis que no hay que ir demasiado rápidamente, que no se debe besar en la primera cita, que hay que verse durante un tiempo antes… Agarrarse a estas creencias sacadas de ninguna parte es la mejor manera de pasar de largo de la chica que te interesa.

Por mi parte, prefiero besar en la primera cita (como el 88 % de las parejas existentes) porque:

  • Si tu mujer amada se presenta a la cita puedes estar casi seguro que siente atracción y desea ser besada si la cita sale bien.
  • Es más difícil prolongar el deseo y la tensión sexual que creaste si esperas a la segunda cita. Besando en la primera cita aprovechas mejor el momento.

Aunque besar en la primera cita es lo que prefiero, no es una regla que me fije cueste lo que cueste: lo hago sólo si noto que la mujer que me interesa tiene ganas de ello.

El momento ideal para besar a una mujer

Es la única regla que deberías seguir: el momento ideal para besar a una chica es, simplemente, cuando esté lista para ello. Esto puede parecer simplista a primera vista pero, en esta afirmación, hay algunas implicaciones importantes que debes anotar:

  • En primer lugar, es un momento que puede variar.
  • Contrariamente a ti, una mujer no tendrá ganas de ser besada en cualquier momento. Se necesitará un trabajo preparatorio: la elección del lugar de cita y el erotismo de la conversación.
  • En el cine asumirás el riesgo de iniciar el primer beso.
  • Al final, dependerá de ella ya que será quien, indirectamente, decidirá el momento en que entrarás en acción.

Deberás besar a una mujer cuando se encuentre a gusto contigo y antes de que se haya cansado de esperar. Bésale tan pronto como notes su complicidad fijándote en las señales que te envía.

Antes de besar a una mujer repara en los signos de interés

Lo que hay que comprender es que el riesgo de una “negativa” puede percibirse en los indicios que una mujer te deja. Si tu estrés y timidez tapan tu intuición puedes fiarte de las señales siguientes:

  • Te toca sin razón aparente. Roza contigo sus manos, sus piernas.
  • Se ríe de todas tus bromas.
  • Te deja beber en su vaso o comer en su plato, incluso te lo propone.
  • Se frota el cuello, se acaricia los cabellos.
  • Aguanta tu mirada con los ojos brillantes.
  • Se mordisquea los labios.

Para saber más sobre indicios en los que reparar puedes, también, leer el artículo sobre el lenguaje corporal.

La trampa que hay que evitar si quieres besar a una mujer: esperar demasiado tiempo

A la inversa si:

  • Parece repentinamente decepcionada.
  • Si adopta un lenguaje del cuerpo más cerrado (mira, cada vez más a menudo, a otro lugar, cruza los brazos, sonríe menos).
  • Participa mucho menos en la conversación y parece mucho más fría.
  • Mira más su teléfono.
  • De modo general, sientes como disminuye su complicidad.

Puede que hayas esperado demasiado tiempo. Es muy importante saber que una mujer puede querer ser besada rápidamente. Porque, si no entras en acción cuando tiene ganas de ser besada, puede que crea que verdaderamente no estás interesado, o que la relación no irá más lejos. Cuando desee ser besada será muy difícil que retroceda. Insisto mucho en este punto porque podrás recibir una negativa si decides besarle demasiado tarde.

En particular, no esperes el momento de decirle hasta la vista para besarle. El estrés sería demasiado grande. Si en el momento de separaros todavía no la besaste, espera a la segunda cita para probar fortuna.

Para ir más lejos, les recomendamos los excelentes libros:

Seduccion Elite

como-conquistar-a-una-mujer

Aprender el sistema el más efectivo para aprender a seducir. Cómo ligarte a mujeres fácil.

como-conquistar

El amante perfecto

como ser un buen amante en la camaDescubre cómo hacer que cualquier mujer se retuerza de placer en la cama contigo.

como-conquistar

Loading...

2 Comments

  1. maria perez 30 Diciembre, 2015
  2. josefernando 6 Marzo, 2016

Add Comment

86 − 84 =