Ser infiel: cómo y porque tomar amante

Como ser infiel

Ser infiel

Ser infiel

Según un sitio de encuentro de internet para personas casadas en busca de una aventura extraconyugal, el 89 % de la gente que es infiel jamás fue sorprendida.

Las mujeres parecen ser más sagaces que los hombres cuando se trata de disimular los rastros de su infidelidad. Son el 95 % contra el 83 % de los hombres.

Algunos estudios demostraron que las mujeres mentían mejor que los hombres. Si las mujeres mienten mejor es porque preparan sus planes y organizan estrategias, mientras que los hombres son más impulsivos, según el Doctor David Holmes, de la Universidad de Manchester.

Las personas infieles interrogadas dieron sus consejos para no ser pilladas. Helos aquí:

Quieres ser infiel: elige bien tu amante

Jamás te comprometas en una relación con un colega o alguien que forme parte de tu red social. Escoja a alguien que esté casado o en pareja, tendrá que perder tanto como tú si llega a saberse.

Borra todos los rastros numéricos

Jamás utilices tu ordenador privado o tu teléfono móvil para tu relación extraconyugal. Usa un teléfono con tarjeta prepago y escóndelo en la oficina o en el coche. Desactiva todas las aplicaciones de seguimiento en Facebook y otras redes sociales. Usa pagos al contado para pagar los regalos que le harás a tu amante.

No hables de ello

Cuanto más gente haya al corriente, más riesgo de que se sepa algún día.

Guarda tu vida amorosa lejos de tu casa

No tengas relación amorosa con un vecino ni les invites a tu casa.

No seas demasiado goloso

Ten sólo un solo amante cada vez y visítale una o dos veces al mes, como máximo.

No te enamores de tu amante

Esto sólo complicará las cosas y te hará perder la prudencia.

Diez razones para ser infiel

Ser infielLa conciencia colectiva es muy fuerte para encontrar razones para ser fiel. Madurez, sentido del deber, miedo, enfermedades, fuerzas pasionales de la sociedad que se suprimirían por falta de valores. Sin embargo, cuando se elige lo contrario no es forzosamente por reivindicación anarquista o por debilidad. Hay que estar lleno de razones para hacerlo y no son menos válidas ya que nos hacen más felices.

Sentir el escalofrío del principio

No es obligatorio ser desgraciado o estar al borde del divorcio para tener otra relación: podemos encontrarnos muy bien en pareja, querer conservarla a pesar de todo. No es un secreto para nadie que el tiempo afecta a las relaciones. Hay unos aspectos positivos, como el hecho de haberse familiarizado y de tranquilizarse en la rutina, y también unos aspectos negativos, como el desgaste. Las hormonas se calman, la pasión disminuye, el corazón late un poco menos. Podemos decidir tener una dosis de embriaguez de cuando en cuando porque, simplemente, es intenso.

Vivir tus fantasias más locas

Estamos de acuerdo en que tu pareja es genial, puedes decirle de todo, compartir sus fantasias, pero la comunicación no lo hace todo. Si la mujer de tu vida detesta la felación, no puedes forzarle. Si el hombre que envejecerá a tu lado no sueña con tus tendencias exhibicionistas, no te condena a renunciar a tus ganas. A veces, somos compatibles en casi todo. ¿Hay que romper una relación satisfactoria por un detalle? ¿Hay que olvidar tus deseos más profundos? Siempre no tenemos ganas de hacer de todo con una misma persona.

Verificar tu capital-seducción

Mucha gente te dirá que hay que continuar en pareja pero no vale a pena fingir cuando no se está bien desde hace tiempo. Si tu pareja le hace sentir vulnerable ya es hora de cambiarle.

Ser infiel para ceder a la tentación

Oskar Wilde puso la pluma dónde hace daño declarando: “el mejor medio de desembarazarse de una tentación es ceder a ella”. Si encuentras a alguien que verdaderamente te gusta (atracción puramente sexual o intelectual), ¿cómo hacer caso omiso? Los que dicen que basta un poco de autodisciplina para olvidar una afinidad especial, no tienen gran experiencia en esas “chispas” que sobrevienen entre dos personas.

Fundarse un placer culpable

No es muy agradable engañar (aunque mientras tu cónyuge no esté al tanto, es un crimen sin víctima).

Cultivar tu jardín secreto

Hay unos límites para la pareja. Hoy, todo el mundo está de acuerdo al decir que hay que dejar respirar al otro. Entonces, la infidelidad exactamente es esto: una respiración, un soplo de aire fresco sobre nuestras pequeñas costumbres. No es forzosamente una traición, es otra cosa.

Ser infiel para gozar

Posiblemente habríamos debido comenzar por ahí: ser infiel es excitante, divertido y dramático. Estos momentos robados están fuera de la moral y de la sociedad, que coloca la fidelidad a la cabeza de las obligaciones de una pareja.

Favorecer a tu pareja

Las infidelidades de las que se habla en los medios de comunicación, en los sucesos, en el arte, son las que se acaban mal. Repiten que la infidelidad mata la pareja, pero nos faltará siempre la parte del iceberg, la de las infidelidades dulces y acertadas a las que se entregan las parejas, las que desempeñan eficazmente el papel de válvula de escape, las que permiten aflojar la presión. Sentimos confianza en nosotros mismos, nos encontramos mejor, hacemos más el amor, las pequeñas dificultades se allanan. Un amante es como un curso de yoga.

Como ser infiel

Como ser infiel

Reponer nuestra frustración

El mensaje que la sociedad nos transmite es el siguiente: cuanto más nos frustremos, mejor estamos con el cónyuge. Excepto que la vida necesariamente no es una tragedia y esta lógica se vuelve absurda. No podemos negar eternamente nuestras necesidades o jugar a los amantes malditos. Si los sacrificios de una pareja nos empujan a tomar antidepresivos ¿vale la pena? ¿Acaso siendo fieles al otro, somos fieles a nosotros mismos? Es una cuestión que hay que pensar. Ciertas personas gozan de la frustración y aprecian ser mártires de la pareja.

Sacar provecho de la vida

Se tiene sólo una. Las personas de edad repiten que vale más tener remordimientos que pesares. Que vale más quererse por lo que se hizo, que por lo que no se hizo. Nadie aquí pretende decir que hay que ser infiel de cualquier modo, pero me gustaría repetir, contra viento y marea, que la pasión amorosa es una cosa demasiado preciosa para ser estropeada. Esto no es una cuestión puramente retórica. Tenemos sólo una vida, ¿cómo hacerla más feliz? Si estás en este sitio, ya conoces una de las numerosas respuestas.

Mujeres infieles

Inútil enrojecer porque seas infiel. Tus motivos pueden ser múltiples: necesidad de más atención, ganas de gustar, deseo de vivir sensaciones fuertes…
La infidelidad ofrece un remedio contra la monotonía del día a día.
Estar casada no debe evitar que pienses en ti, sobre todo cuando tu cónyuge piensa en ti cada vez menos.

Ser infiel, es quebrantar esta soledad y volver a ser el objeto del deseo de los hombres. Una mujer que se siente deseada, se siente bien. Por otra parte, ser infiel no impide que sigas queriendo a tu marido. No tienes ganas de dejarle, simplemente tiene ganas de encontrarte a ti misma.

Numerosas personas lo demuestran, la infidelidad puede en muchos casos reforzar la pareja, renovando el interés por el cónyuge. Mientras tus aventuras, fuera del matrimonio, no rompan tu unión, puedes llevar una “doble vida”. No enrojezcas.

Y luego, si la misma idea de doble vida te asusta un poco, no olvides que es sólo una cuestión de vocabulario. Llama a esto tu “jardín secreto” y cultívalo con pasión.

Tener un amante: ¿cómo se hace una mujer infiel?

El amor dura tres años. Entre el escalofrío de una pasión embriagadora con un amante y las alegrías más sosas de una vida marital común, tu corazón, de mujer, balancea. ¿Hay que tener un amante de tarde o un amante regular? Abrimos la caja de Pandora de la infidelidad.

En la vida de pareja, el agua de rosa de los principios se tuerce muy a menudo. Las caricias y los mimos tienden a espaciarse en el tiempo. La magia obra cada vez menos. La rutina se instala rápidamente y el aburrimiento crece a la tentación de la infidelidad transformándote en la Señora Bovary, soñando tu vida de pareja en rojo pasión.

¿Tener un amante o vivir tu relación de pareja peligrosamente?

Para ciertas mujeres engañar a su marido, o su cónyuge, representa un capricho lúdico, incluso anodino. Para otras, es un dilema, casi una tortura y realmente sueñan con tomar una decisión aún corriendo peligro de romper el equilibrio de su vida de pareja.

Las que tuvieron el gusto por la transgresión dicen que la disociación fue importante, incluso vital para ellas. En casa revisten el papel de madre, esposa o compañera. Fuera, se abandonan lejos de los convenios o del qué dirán, en los brazos de un amante amoroso. Un juego sensual y sutil en el cual sienten placer y dolor al mismo tiempo.

Placer, porque una excitación nace de estas citas sexuales y preciosas que ven nacer amores escondidos y raros. Y dolor, porque la falta del cuerpo, piel, olor, contacto del otro, enloquece sus sentidos. Poco tiempo para verse, planes que hay que trazar para hablarse, secretillos constantes para disimular todo gesto o palabra sospechosa. La paranoia roza casi el desdoblamiento de personalidad.

El espíritu permanece turbado constantemente alimentando fantasias que hay que preparar para verse con el amante de su vida.
El peligro es que la relación intima entre los amantes rompa el lazo forjado sobre años con el compañero “legítimo”. La mujer infiel se ve a menudo sobrepasada por sentimientos que le aparecen (celos, inquietud, interrogatorios) y se encuentra molesta entre dos contextos de vida contradictoria.

Mujer busca a amante a medida para sazonar con picante su vida sexual

¿Tener un amante o amantes?
La primera fórmula privilegia un guión en el cual los amantes se encuentran presos de su deseo recíproco. No vieron el golpe de rayo echárseles encima y no supieron resistir eficazmente.
La segunda es una mujer apegada a su cónyuge que prefiere multiplicar las conquistas con el fin de no atarse a un amante regular. Sabe que volverá con su esposo.

¿Dónde encontrar a tu amante?

Por casualidad, o como consecuencia de una búsqueda, puedes encontrarle en el trabajo, en Internet… Qué importa, aunque el hogar a tres no sea muy fácil.
Tener un amante puede provocar sensaciones fuertes e implica abrirse a la clandestinidad amorosa y carnal.

Tener un amante: ¿cómo curar a tu pareja de las heridas de la traición y recuperar a tu marido?

Tener un amante puede parecer idílico al principio, pero puede transformarse rápidamente en una pesadilla. Emanciparse de la rutina de la pareja te fuerza a dejar las chispas de la felicidad en el seno de la pareja legítima. Después de una rotura del lazo de la confianza entre la mujer y el marido, casi todo vuela en pedazos.

Paginas para ser infiel

Existen unas páginas para ser infiel. En todas las páginas para ligar está la infidelidad. Lo malo es que si eres sincero y dices que estás casado y quieres ser infiel a tu pareja, la mayoría de las personas no es lo que buscan y lo más probable es que tengas problemas para encontrar un amante. Existe una página dedicada a la infidelidad donde la gente esta buscando relaciones extra conyugales. Para los que quieren ser infieles y encontrar fácilmente un amante, les recomendamos este sitio: Victoria Milan

Seduccion Elite

como-conquistar-a-una-mujer

Aprender el sistema el más efectivo para aprender a seducir. Cómo ligarte a mujeres fácil.

como-conquistar

El amante perfecto

como ser un buen amante en la camaNo importa la edad ni el físico que se tenga, puedes conseguir mujeres fácilmente con esta guía.

como-conquistar

Loading...
No Responses

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

55 + = 61